BURUNDI: Parte I: La historia un poco loca de cómo conseguí la visa a mi país #81

Dónde queda Burundi?
Dónde queda Burundi?

Este artículo no es sólo acerca de la historia loca y divertida de cómo conseguí esta visa, sino también transmite un mensaje. Es un ejemplo de no darse por vencido, incluso cuando todo pareciera que no va a funcionar … confía en que sí, y funcionará si realmente lo deseas !!!

Aquí les va mi historia personal:

En enero del 2016 estuve viajando por algunos de los países de África Oriental: Kenia, Uganda y Ruanda. Aún me quedaban algunos días extras y ya yo había planeado visitar Burundi. Pero cuando estaba en Kigali, la capital Ruanda, tan cerca de Burundi y con unos deseos inmensos de continuar mi viaje en esa dirección, todos mis amigos me disuadieron de hacerlo. Algunos de ellos eran de Burundi y habían dejado su país cuando la situación allí estaba muy mala y no han regresado a casa desde entonces. Hice algunas investigaciones y decidí escuchar a mis amigos y no ir allí. Una guerra civil entre los grupos étnicos hutu y tutsi en Burundi llegó a su fin en 2005 a un costo de alrededor de 300.000 vidas. Aún así, en 2015 habían disturbios en todas partes en el país. Las elecciones presidenciales se llevaron a cabo en julio de 2015, pero todavía había una gran cantidad de protestas. Internet y las redes telefónicas fueron cerradas por el gobierno. Universidades fueron cerradas también. Muchas personas huyeron, otros fueron detenidos, muertos o heridos. Las fronteras entre Ruanda y Burundi fueron cerradas y los titulares de los periódicos anunciaban: «Burundi acusa a Ruanda de tratar de exportar el genocidio» o «Bélgica ha informado a sus ciudadanos que los que no están en Burundi por razones esenciales deben salir urgentemente del país». Hmmm … ¿Tú emprenderías rumbo al país después de leer todo esto? Tenía que admitirlo, no era el mejor momento para visitar Burundi.

Siete meses más tarde volví a África Oriental. Esta vez mi plan no incluía Burundi en absoluto, sino que me había decidido por añadir la República Democrática del Congo (RDC) como país nuevo para esta aventura y mis planes eran visitar a mis amigos de Uganda y Ruanda nuevamente durante unos días de camino por tierra a Goma (RDC) después de algún días en Kenia.

Mientras yo estaba bailando e impartiendo clases en el Festival de Salsafari en Nairobi, Kenia, a principios del mes de agosto del 2016 un amigo (Chris) vino a mí durante la fiesta del domingo por la noche y me dijo: «¿Todavía quieres ir a Burundi? Esta chica vive allí «, y me presentó a Nay Arielle. Mis ojos se abrieron como un niño delante de un gran trozo de tarta y me pasé parte de la noche hablando con ella, preguntándole acerca de la situación en su país, etc. Me dijo que actualmente está mucho mejor y hay más seguridad y ella me prometió a cuidar bien de mí si yo iba a visitarla. Confié en ella. Ayy… adoro a mis amigos salseros internacionales.

El día que fuí presentada a Nay Arielle en Nairobi
El día que fuí presentada a Nay Arielle en Nairobi

El día después (el lunes temprano en la mañana) en lugar de por fin descansar después de 5 días de baile sin parar en el congreso de salsa, mejor salí corriendo a la embajada de Burundi en Nairobi con el fin de solicitar mi visa pero al llegar allí me encontré con muchas restricciones. Aparte de una reserva de hotel y algunas cosas más, también necesitaba una carta de invitación que tenía que estar emitida y firmada nada menos que en la oficina de inmigración en Bujumbura (la capital de Burundi). Si no conseguía esa carta, el visado tomaría varias semanas y también podría ser rechazado. Sin embargo con la carta me podían dar la visa en 1 día. Los problemas comenzaron … porque la única persona que yo conocía de Burundi (Nay Arielle que justo había conocido la noche anterior) tenía planes de quedarse en Nairobi unos cuantos días después del congreso de salsa y no podía hacer esta carta para mí directamente en Bujumbura. Ella llamó a algunos amigos allí pata pedirles el favor. Llené el formulario de solicitud de visa y dejé mi pasaporte y 2 fotos (que siempre llevo conmigo cuando estoy viajando) en la embajada con la esperanza de que la carta llegara al día siguiente, lo cual no ocurrió (problemas de electricidad en Burundi, el oficial de inmigración no se encontraba en ese momento, los amigos de Burundi no podía hacer la carta ese día, etc, etc). Volví a la embajada para recoger mi pasaporte porque no pudimos obtener la carta durante los siguientes 3 días y yo debía tomar el autobús de Nairobi a Moshi en Tanzania el jueves a las 6 am con planes de escalar el monte Kilimanjaro.

Abandoné Nairobi pensando, después de un segundo intento, que no iba a poder visitar Burundi. Pero entonces … sucedió algo extraordinario.

El día que yo había ido a la embajada para dejar mi pasaporte, conocí a otra chica (Martine). Ella se acababa de mudar a Kenia después de trabajar 3 años en Canadá, pero era originalmente de Burundi y tenía su vuelo allí unos días más tarde para llevar a su hijo a conocer a su familia. Necesitaba una visa para él porque él nació en Canadá y justo esa era la razón por la cual ella estaba en la embajada ese día. Yo estuve conversando con ella durante un tiempo y contándole de mi pasión por los viajes y de los países en los que he estado. Cuando regresé a recoger mi pasaporte me encontré con ella de nuevo … que coincidencia! Ella me dijo que, mientras tanto, había estado revisando mi cuenta de Instagram y se había sorprendido y le habían encantado las imágenes de mis viajes. Así que prometió tratar de ayudarme, pero yo sabía que iba a ser difícil, ya que yo regresaría del Kilimanjaro a Nairobi una semana más tarde pero sólo para recoger mi equipaje y continuar viaje a Uganda camino a DRC.

El día que conocí a Martine en la embajada de Burundi en Nairobi
El día que conocí a Martine en la embajada de Burundi en Nairobi

Estuve 7 días escalando el Kilimanjaro (Sí, llegué a la cumbre y estoy muy orgullosa de mí misma. Voy escribir más adelante un artículo acerca de esta increíble experiencia). Eso significa que estuve 7 días sin Internet o cualquier tipo de comunicación y, por supuesto, no tuve noticias de ninguna de las chicas de Burundi. Cuando regresé al mundo de los medios sociales y quise leer mis mensajes para ver tenía noticias de ellas, me encontré con mi primer problema cuando me dí cuenta de que había entrado mi PIN alemán 3 veces en mi tarjeta de teléfono de Kenia y la había bloqueado. Oh nooo … fue realmente una pesadilla para recuperarla, pero con la ayuda de un amigo de Kenia me dieron un código PUK (Clave de desbloqueo personal) en la compañía telefónica y así pude desbloquear mi tarjeta, usar el Internet de nuevo y hacer llamadas telefónicas. Aunque en realidad es prohibido dar este tipo de información personal a una tercera persona, yo ese día estaba muy contenta de que la compañía telefónica hubiera incumplido las reglas e hicieron posible que mi teléfono funcionara de nuevo. Por supuesto que no pudieron llamarme directamente para darme el código PUK, ya que estaba incomunicada, pero el conductor del autobús era tan agradable que me prestó su teléfono para hablar con la compañía. Una vez que tuve la señal de nuevo, comprobé mis mensajes y me encontré con uno de Martine que decía: «Tengo una carta de invitación para tí. Ya regresé de Burundi a Kenia y llevé la carta personalmente a la embajada. Sólo tienes que ir allí con tu pasaporte a pagar y recoger tu visado «wowww … yo estaba saltando de alegría …

… Pero espera un minuto … checa mi situación actual:

1ª: Yo todavía estaba en el autobús camino de regreso de Moshi a Nairobi cuando leí este mensaje y todos saben lo loco que es el tráfico en Nairobi (tengo un amigo que me contó una vez que le dio tiempo a ver una película completa de 2 horas en su iPad mientras estaba sentado en su coche esperando a que el tráfico en Nairobi mejorara para continuar conduciendo, jaja). Incluso yo misma una vez tomé una larga siesta en el coche de un amigo de Kenia cuando me estaba llevando por la ciudad a hacer algo de turismo, jaja. Así que … yo ya sabía de antemano que el autobús probablemente no llegaría a tiempo.
2º: tenía sólo unas pocas horas en Nairobi para ir a mi casa de mi amigo, dejar todas mis cosas del Kilimanjaro allí, empacar una bolsa pequeña, ducharme, comer y correr a la estación de autobuses de nuevo para tomar el autobús a Kampala, Uganda.
3ª: Y si estas razones anteriores no fueron suficientes para pensar que yo nunca llegaría a la embajada a tiempo, déjame contarte que ese día era viernes, lo que significa que la embajada cierra antes del horario normal de apertura de lunes a jueves.

Pero bueno, no podía quedarme de brazos cruzados, siempre hay que ser positivos y tratar de resolver los problemas.

Así que … ¿qué hice?

1ª: Llamé a la embajada. El chico me recordaba de la semana anterior y dijo: «wow, usted realmente desea ir a mi país … ok, no vamos a cerrar temprano, vamos a esperarla para tramitar su visa, pero dése prisa».
2º: Me cambié el ticket de autobús a Kampala para el siguiente autobús para tener un poco más de tiempo disponible
3ª: Me cambié de asiento y me sentó cerca del conductor del autobús (que en ese momento ya era casi mi amigo, jaja) para explicarle que realmente necesitaba llegar a Nairobi tan pronto como sea posible.
Un milagro ocurrió, llegamos con sólo una hora de retraso.

Pues bien, ¿qué más puedo contarles? Todo funcionó a la perfección y sí, me dieron la visa a Burundi !! Afortunadamente tenía el dinero en efectivo conmigo, $ 90. Incluso los chicos de la embajada estaban felices por mí, jaja. Yo había pasado algún tiempo conversando con ellos y haciéndonos amigos cuando yo estaba allí la semana anterior. Estábamos hablando de Alemania, el FC Bayern, etc … y ya ves lo bien que ayudó! Estuvieron ahí esperándome cuando más los necesitaba. ☺

Finalmente una visa para Burundi en mi pasaporte
Finalmente una visa para Burundi en mi pasaporte

Y … ¿qué sucedió después?

1ª: Reservé mi vuelo Kigali- Bujumbura en el autobús de madrugada camino de Nairobi a Kampala porque mis amigos me dijeron de no tomar ningún autobús a Burundi ya que las fronteras estaban cerradas y había muchos problemas para llegar al país por tierra. Así que tuve que comprar un vuelo.
2º: Fuí a Burundi y pasé 3 días inolvidables que describiré en mi próximo artículo. Todo lo que puedo decir ahora es que Nay Arielle mantuvo su promesa de cuidar muy bien de mí en su país.
3ª: Regresé a Kenia en mi último día de este viaje por la África Oriental y Central para recoger mi equipo del Kilimanjaro y tomar el vuelo de regreso a Múnich. Pero en las pocas horas que tenía en Nairobi, llamé a Martine, le pedí su dirección y le llevé un pequeño regalo para su hijo. Yo quería de esta manera por lo menos darle las gracias. Ella no me conocía, me vió por primera vez en la embajada y hablamos durante sólo una hora, pero ella hizo todo lo posible y lo imposible para conseguirme esta visa.

Tengo 2 ángeles de Burundi. Una que me ayudó con la visa y otra que me mostró el país y se ocupó de mí allí. Realmente las aprecio. Gracias, mis queridas! Ustedes acaba de hacer posible que yo visitara mi país número 81 ☺ (y gracias a Chris que me presentó a una de ellas).

En Nairobi con Martine y su precioso hijo que insistió en usar la camiseta que le regalé una semana completa (eso fue lo que Martine escribió unos días más tarde)
En Nairobi con Martine y su precioso hijo que insistió en usar la camiseta que le regalé una semana completa (eso fue lo que Martine escribió unos días más tarde)

No se pierdan mi próximo artículo sobre mi experiencia en Burundi

Disfruten mis artículos y permanezcan atentos al próximo☺

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *